Este sitio o las herramientas de terceros utilizadas por este sitio web utilizan cookies necesarias para el funcionamiento y útiles para los fines descritos en la política de cookies. Al hacer clic en el botón  "entiendo " usted acepta utilizar cookies.

Sábado, 25 Enero 2020 21:45

1970 - Cincuenta Aniversario Canonización - 2020

Santa María Soledad Torres Acosta Fundadora de las Siervas de María Ministras de los Enfermo50 canonización sacerdotes

Era un 25 de enero de 1970. En el corazón de la Iglesia latía con fuerza el nombre de una mujer, cuyo amor a Jesucristo y a los enfermos, dio al mundo una Familia Religiosa, las Siervas de María Ministras de los Enfermos.

Han pasado cincuenta años. En palabras pronunciadas por Rvdo. Juan Carlos Sánchez, en la misa de acción de gracias celebrada con tal motivo en la casa generalicia, “las Siervas de María eran las mujeres más alegres que andaban por Roma en aquella mañana de domingo, porque aquel 25 de enero de 1970, era domingo, el Día del Señor”

Hoy hacemos memoria de una vida Santa, la de nuestra Madre, Santa María Soledad, que en su servicio a los enfermos, hizo visible el paso de Cristo curando toda dolencia. Quien siguiendo los pasos de María y declarándose su Sierva, diligente como Ella, se puso en camino para llevar la salud a los enfermos, ungiéndolos con el bálsamo de la ternura de Dios.

Sí, las Hijas todas de Santa María Soledad, tenemos una hermosa referencia, en nuestra bondadosa y humilde Madre. Referencia, que nos impulsa a ser sencillamente santas, en el quehacer de cada día.

Por eso, su Familia religiosa, a través del tiempo, ha dado para la Iglesia frutos valiosos de santidad, en la vivencia gozosa de la fe. En la entrega a los hermanos que sufren, que están solos, en los que se sienten marginados. Una santidad que encuentra eco en Ultramar y, allí donde se encuentre una Sierva de María o un Hijo Laico de Santa María Soledad, llamados todos a responder al reclamo evangélico: “estuve enfermo y me visitasteis, “Conmigo lo hicisteis”.

Pregonamos con nuestro estilo de vida, que Cristo vive, que llena la existencia de los que formamos esta gran Familia. Proclamando con plena certeza que, ¡VIVE EL SEÑOR NUESTRO DIOS! Y nos ha encomendado el ser testigos de su Resurrección, continuando su obra de sanar a los enfermos y anunciar la salvación a los más necesitados de ella.

La vida de Madre Soledad ha interpelado a lo largo de estos cincuenta años a muchas jóvenes que forman las filas de esta gran Familia Religiosa de Siervas de María Ministras de los Enfermo.

Medios