Este sitio o las herramientas de terceros utilizadas por este sitio web utilizan cookies necesarias para el funcionamiento y útiles para los fines descritos en la política de cookies. Al hacer clic en el botón  "entiendo " usted acepta utilizar cookies.

Saludo de Madre Alfonsa, Madres y Hermanas Capitulares

Sábado, 07 Mayo 2022 13:05

8 de mayo 2022

VIRGEN DE LA SALUD

PATRONA DE LAS SIERVAS DE MARÍA

            Con gran gozo celebramos la Solemnidad de la Virgen de la Salud, Patrona de las Siervas de María. En Roma presidió nuestra Eucaristía, Monseñor Fernando Chica Arellano, y concelebró uno de nuestros fieles capellanes.

            Es un día especial en el que honramos a “Nuestra Enfermera Mayor”, como la titulamos las Siervas de María, por ser Madre trasmisora de Salud. Presentamos ante el altar a los médicos, enfermeros y todo el personal sanitario. Pedimos a esta fiel intercesora que nos cuide y que nunca olvidemos que su Hijo Jesús es el Médico de las almas y los cuerpos. Queremos testificar que Él vive y que, con ella y a través nuestro, quiere pasar haciendo el bien y curando toda dolencia. Que en su nombre, sanemos las estructuras sanitarias para que la vida sea respetada y sostenida, desde su inicio hasta su fin porque en cada vida encontramos Su aliento.

            En la novena de preparación, donde viajamos a los cuatro continentes que tenemos presencia las Siervas de María, pudimos experimentar que: ¡Es un gran regalo vivir la FE! Desde la que todo se ilumina, incluso el dolor, cuando lo vivimos sintiéndonos una gran FAMILIA, en la que nadie es un simple espectador. Esto nos propone la Virgen, que seamos cauce de su ternura y cercanía de Madre, sin esperar a momentos cruciales. La atención hacia quienes nos rodean, es una terapia preventiva, un curar en salud, como lo hacen las Madres.

            A través de ella, pedimos una vez más LA PAZ para nuestro mundo, marcado en estos momentos por las guerras. Pedimos forjar esa PAZ en nuestros corazones, para construir puentes que nos acercan y unen. PAZ en la mente y en los corazones de quienes nos gobiernan, para que no busquen solo los intereses nacionales, sino que unidos luchen contra la guerra y por desterrar el hambre.

            Ha sido una Celebración con grandes sentimientos solidarizadas con la situación de nuestro mundo actual y el proceso de reorganización que vive la Congregación. En manos de tan bondadosa Madre ponemos nuestras esperanzas que nos llevan a crecer en la fe y expresarlas en la caridad.