Lunes, 19 Marzo 2018 20:49

Sor Laurette y Sor Maribelle

Para mi vivir es Cristo

Para mi vivir es Cristo

En el contexto de un acontecimiento entrañable, en que se combinaron celebraciones litúrgicas y comunitarias, en Roma, Casa General de las Siervas de María Ministras de los Enfermos,

Sor Laurette –Tchunkeu Yonki y Sor Maribelle-Nkenfack Djoukeng,

Sellaron para siempre su opción definitiva de consagrar su vida a Dios en seguimiento a Jesucristo, con la Profesión de sus Votos Perpetuos de castidad, pobreza y obediencia.

Dentro de la solemne celebración Eucarística, presidida por S.E. Rvdma. Santos Cardenal Abril, en la Parroquia de Santos Siete Fundadores, Siervos de María, concelebrada con sacerdotes allegados a las Hermanas, participaron seminaristas, Siervas de María de Roma y Nápoles, familiares de las nuevas profesas y amigos.

Nuestras Hermanas pronunciaron sus votos perpetuos a Dios, en manos de la Rvdma. Madre Alfonsa Bellido Alós, Superiora General, teniendo a todos los sacerdotes concelebrantes y Hermanas y fieles asistentes como testigos, y recibieron en su mano derecha el anillo de su Alianza por Siempre con el Señor.

En su deseo de compartir vivencias personales que les han marcado, expresan sus sentimientos con estas palabras:

Agradecimiento:

Con su familia

Grandes cosas ha hecho en nosotras el Omnipotente y santo es su nombre

Agradecemos a Dios por el don de la vida y de la vocación como personas consagradas en la Congregación de las Siervas de María Ministras de los Enfermos. Damos tantas gracias a nuestras familias, especialmente a nuestros queridos padres que nos han instruido en la fe católica, por su bendición, cercanía y oración con que nos sostienen y nos acompañan siempre y en todas partes.

Estamos agradecidas por los regalos que nuestro Instituto nos ha dado; la Iglesia y Santa María Soledad Torres Acosta, nuestra Fundadora. Un agradecimiento especial a nuestra Superiora General: Madre Alfonsa Bellido Alós y sus Consejeras, por habernos admitido a los votos perpetuos en este amado Instituto, como hijas de Santa María Soledad.

Agradecemos al Cardenal S.E.R. Santos Abril y a todos los sacerdotes que han celebrado junto con él esta Santa Misa.

Muchas gracias a nuestros formadores, comunidad, amigos y todos aquellos que nos han ayudado en este camino de formación hasta este momento feliz de nuestra Profesión Perpetua. Con un corazón sincero, decimos "Gracias". Dios les bendiga siempre.

 (Agradecemos al Embajador de Camerún ante la Santa Sede, Antoine Zanga y a Su Excelencia el Embajador de Camerún ante el Estado de Italia, Su Excelencia, Dominique Awono Essama).

Este momento feliz de nuestra Profesión Perpetua no es el final de nuestro llamado, sino el comienzo de otra vida nueva. Deseamos vivir nuestra consagración con alegría, coraje, fe y constancia. Les pedimos que constantemente nos recuerden en sus oraciones.

Un agradecimiento especial a todos ustedes que con su presencia nos hacen sentir su afecto en esta celebración, sin olvidar a los Siervos de María de esta parroquia Santos Siete Fundadores, que permitieron esta celebración en un clima tan acogedor. El Señor misericordioso recompense a todos, y los bendiga.

Oh Virgen María, Madre de Jesús,

nuestra Madre y modelo de todas las almas consagradas, te consagramos en este día nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra lengua y nuestros corazones, en una palabra, todo nuestro ser es tuyo. Oh Madre de bondad, danos tu mirada, contigo creemos, contigo amamos. Guíanos y protégenos como tus hijas. Amén.

¡Gracias de corazón a todos, el Señor les bendiga siempre!

Profesiçon Perpetua

Otras noticias